viernes, 2 de septiembre de 2011

¿Tan cara es una guinda?


Cuando parecía que la planificación para la temporada 2011/2012 del Sevilla Fútbol Club estaba resultando de las más serias de los últimos años, nuevamente a la plantilla que disputará esta campaña le falta algo importante; y al menos será así hasta invierno.

En el capítulo de salidas se estaba trabajando de forma más que notable y fruto de ello es la necesaria limpieza que se ha producido en una plantilla que la pedía a gritos: se ha vendido a jugadores problemáticos que restaban en mayor medida que sumaban; y por otro lado se han producido cesiones de futbolistas que no dan el nivel requerido para un equipo que opta a clasificarse para Liga de Campeones, tales como Acosta o Bernardo.

Sin embargo, en incorporaciones, que es cuando llega la hora de "soltar la pela", es donde la mayoría de los aficionados coincidimos en que el equipo se ha quedado un poquito cojo. Pasando por alto la defensa, demarcación que requería de un central con experiencia y calidad; donde se aprecia una falta considerable de hombres es en la delantera:
El Sevilla Fútbol Club de Marcelino García Toral, ese Sevilla de "El Nuevo Ciclo" que parecía que se estaba renovando de forma importante, va a disputar la temporada 2012/2012, al menos hasta Navidad, con dos delanteros. Y uno de ellos acaba de cumplir 34 años, y se le notan ya "una mijita..."


En innegable que forman una de las parejas de atacantes más temibles de la Liga, tan sólo superadas por los inalcanzables Cristiano Ronaldo/Benzemá o Villa/Messi. Pero aún así, son tan sólo dos hombres.

En caso de que uno de los dos comience en el banquillo y el Sevilla salga en algún encuentro con un sólo punta, tan sólo existe una variable para la delantera (por lo que sorpresas al rival, muchas no...): Kanouté por Negredo o Negredo por Kanouté. Y en el caso que sucederá más veces (o eso espero), en el que Marcelino alineará a los dos futbolistas juntos, ¿qué otro recurso queda? Manu del Moral NO es un punta. Sin embargo, a falta de más madera atacante, supongo que al técnico asturiano no le quedará más remedio que colocarlo de 9.

El argumento que ha dado el presidente del Sevilla para explicar la falta del delantero que la plantilla necesitaba es que el Tottenham pedía 12 millones de euros por Giovani Dos Santos (hace poco eran 10, un poco raro que ahora sean 12). Es cierto que es mucho dinero para un futbolista que aún está por explotar. La pregunta es: ¿no había más jugadores que Gio en el mercado? No me vale eso de que Marcelino quería sólo al mexicano; fue una medida de presión para que le trajesen al chaval a toda costa, pero si hubiese llegado otro, el entrenador sevillista tampoco le iba a hacer el vacío. A ningún futbolista se le ha hecho eso jamás...

Romaric recibiendo "el vacío" del resto de sus compañeros


Sin ir más lejos, el Espanyol vende a última hora a Luis García al Zaragoza y al poco tiempo consigue la cesión de un interesantísimo goleador como es El Hamdaoui. ¿No se podría haber intentado una cesión? ¿Tanto dinero valía esa "guinda" necesaria para completar la plantilla? Bajo mi punto de vista, no se le puede llamar "guinda" a un jugador que habría venido para cubrir un puesto en el que hay pocos referentes.
¿Una guinda es el fichaje de un delantero porque sólo hay dos en la plantilla, y uno de ellos tiene 34 años? Por favor, vamos a intentar engañar a otros que es más sencillo.

Poco más que decir sobre este asunto. Recemos porque las lesiones respeten tanto a Kanouté como Negredo, que luego si faltan ambos en algún partido y la gente comienza a desesperarse porque no hay absolutamente nada en ataque, resulta que la afición del Sevilla es muy desagradecida...

1 comentario:

  1. Y Park en el Arsenal porque ningún equipo ha ido a por él en serio...

    ResponderEliminar